Biblioteca Becquer

<--Volver al Indice

Breve Crónica del Nuevo Mundo: Heroísmo y Mitos

En el año 1492 se culminó la que hasta ahora es la mas grande aventura en la que se ha embarcado el ser humano a lo largo de su historia. En esta gesta la realidad supera con mucho cualquier historia heroica que se haya escrito pues aquel 12 de Octubre cambio el mundo para siempre. Tres carabelas cortaban el mar rumbo al horizonte desconocido cuando el marino Rodrigo de Triana gritó ¡¡Tierra!!...mas tarde, tres naves fondeaban en la isla de Guanahaní, a la cual bautizó Colón con el nombre de San Salvador. Los hombres desembarcaron para descubrir el Nuevo Mundo y dar recompensa al valor de unos marinos que entregaron su vida a una quimera. Un paraíso natural se abrió ante sus ojos. El azul claro de las aguas, el verde intenso de la selva, un sol radiante y siempre alegre. Con el desembarco tuvo lugar el primer encuentro de los dos mundos, la vieja España del Cid y la nueva América de vastos imperios. Con el tiempo, este encuentro daría lugar a una de las culturas mas importantes del mundo moderno, la iberoamericana con mas de 400 millones de hispanohablantes y un bagaje histórico y literario colosal...pero dejemos que sean los protagonistas quienes nos cuenten su magna aventura....

Carta de Colón, anunciando el descubrimiento del Nuevo Mundo....

"Señor , porque sé que habreis placer de la grand victoria que Nuestro Señor me ha dado en mi viaje, vos escribo esta, por la cual sabreis como en 33 días pasé a las Indias, con la armada que los Ilustrísimos Rey e Reina nuestros señores me dieron donde yo fallé muy muchas Islas pobladas con gente sin número, y dellas todas he tomado posesión por sus altezas con pregón y bandera real extendida, y no me fué contradicho. A la primera que yo fallé puse nombre San Salvador, a conmemoración de su Alta Magestal, el cual maravillosamente todo esto ha dado: los Indios la llaman Guanahani. A la segunda puse nombre la isla de Santa María de Concepción: a la tercera Fernandina: a la cuarta la Isabela: a la quinta la isla Juana , e asi a cada una nombre nuevo.
[...]
E así seguí la costa della al oriente ciento siete leguas fasta donde facia fin; del cual cabo vi otra Isla al oriente distante desta diez é ocho leguas, á la cual luego puse nombre la española: y fuí allí: y seguí la parte del setentrion, así como de la Juana, al oriente ciento é ochenta y ocho grandes leguas, por linea recta, la cual y todas las otras son fertilísimas en demasiado grado, y ésta en extremo: en ella hay muchos puertos en la costa de la mar sin comparación de otros que yo sepa en cristianos, y farto rios y buenos y grandes que es maravilla: las tierras della son altas y en ella muy buenas sierras y montañas altísimas, sin comparación de la isla de Teneryfe, todas fermosísimas, de mil fechuras, y todas andables y llenas de árboles de mil maneras y altas, y parecen que llegan al cielo; y tengo por dicho que jamás pierden la foja, segun lo pude comprender, que los vi tan verdes y tan hermosos como son por mayo en España. Y dellos estaban floridos, dellos con fruto, y dellos en otro término, segun es su calidad; y cantaba el ruiseñor y otros pajaros de mil maneras en el mes de noviembre por allí donde yo andaba. Hay palmas de seis o de ocho maneras, que es admiración verlas, por la diformidad fermosa dellas, mas así como los otros árboles y frutos é yerbas: en ella hay pinares á maravilla, é hay campiñas grandísimas, é hay miel, y de muchas maneras de aves y frutas muy diversas. En las tierras hay muchas minas de metales é hay gente in estimable número. La Española es maravilla: las sierras y las montañas y las vegas y las campiñas, y las tierras tan fermosas y gruesas para plantar y sembrar, para criar ganados de todas suertes, para edificios de villas y lugares.
[...]
En conclusión, a fablar desto solamente que se ha fecho este viage que fué así de corrida, que pueden ver Sus Altezas que yo les daré oro cuanto hubieren menester, con muy poquita ayuda que sus altezas me darán: agora especería y algodon cuanto Sus Altezas mandaran cargar, y almastiga cuanto mandaran cargar; é de la cual fasta hoy no se ha fallado salvo en Grecia y en la isla de Xio, y el Señorio la vendo como quiere, y lignaloe cuanto mandaran cargar, y esclavos cuantos mandaran cargar, é serán de los idólatras; y creo haber fallado ruibarbo y canela, e otras mil cosas de sustancia fallaré, que habrán fallado la gente que allá dejo...
[...]
Esto es harto y eterno Dios Nuestro Señor, el cual da a todos aquellos que andan su camino victoria de cosas que parecen imposibles; y ésta señaladamente fue la una; porque, aunque de estas tierras hayan hablado o escrito, todo va por conjectura sin allegar de vista, salvo comprendiendo a tanto, los oyentes los más escuchaban y juzgaban más por habla que por poca cosa de ello. Así que, pues Nuestro Redentor dio esta victoria a nuestros ilustrísimos rey e reina y a sus reinos famosos de tan alta cosa, adonde toda la cristiandad debe tomar alegría y hacer grandes fiestas...
[...]

Esto, según el hecho, así en breve.
Fecha en la carabela, sobre las islas de Canaria, a 15 de febrero, año 1493.
Hará lo que mandaréis
El almirante"

El cronista español más importante de su tiempo, Antonio de Herrera y Tordesillas, nos relata un suceso increíble del Nuevo Mundo...se trata de una serpiente con pies y alas:

"Y habiendo ido a pescar una noche de luna muy clara, más de treinta indios de Acatepeque, estando hablando, oyeron cerca de sí grandes silbos, y vieron un animal que les miraba, con ojos como de fuego, y de miedo se subieron a los árboles y como llegó vieron que era como culebra, y que tenía los pies como de un palmo y una forma de alas encima, y era largo como un caballo, y andaba despacio, y deste miedo no volvieron más allí. Tres indios de los Quelenes, certificaron, que pasando por aquel río habían visto aquel animal, dando silbos, y dieron las señas del, y dijeron que les parecía que bajaba a beber al río, y un indio iba detrás de los otros, tan espantado que murió luego"

...y fueron muchas mas las grandes historias que se forjaron en el Nuevo Mundo como el descubrimiento del Cañón del Colorado por el Capitán García López de Cárdenas en las Tierras del Norte de América que eran parte del Reino de Nueva España o la leyenda de El Dorado mito universal de la búsqueda del preciado metal....pero esa es otra historia.

Comprueba la validez XHTML 1.0 Strict de ésta página ¡CSS Válido! WebMistress
Página desarrollada por Miguel Ángel - mafg1977 (arroba) yahoo.es
Página programada y diseñada por Lidia M. "DarkGaze" - Madrid
Página web cultural sin ánimo de lucro.